Comidas Preparadas

Los equipos de inspección por rayos X de Eagle permiten la detección de contaminantes físicos en una amplia gama de comidas preparadas frescas, congeladas y a temperatura ambiente.

La presencia de varias materias primas en varios pasos de procesamiento plantea una amplia gama de riesgos de contaminación. Los sistemas de inspección por rayos X de Eagle proporcionan excepcional detección de los siguientes cuerpos extraños densos, independientemente de su tamaño, forma o ubicación, dentro de una gran variedad de productos, incluidos aquellos con varios subcompartimientos:

Además de garantizar que las comidas sean seguras para comer, los equipos de inspección de productos son una herramienta altamente eficaz para garantizar una presentación perfecta del producto. Los sistemas de inspección por rayos X de Eagle permiten realizar las siguientes verificaciones de calidad, ya sea para comidas preparadas enteras o para compartimientos individuales en bandejas de comidas preparadas.

Los envases de hoja de aluminio o película metalizada y los cambios en la temperatura y el contenido de humedad del producto no afectan la sensibilidad de la detección de cuerpos extraños y hay soluciones disponibles para inspeccionar comidas preparadas congeladas, enfriadas, enlatadas y deshidratadas en una amplia gama de tipos de envases como, por ejemplo:

Invertir en uno de nuestros sistemas de inspección por rayos X también puede ayudar a los fabricantes de alimentos a lograr la conformidad con las normas reconocidas por la Iniciativa Global de Seguridad Alimentaria (GFSI) basadas en el Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (HACCP) , como, por ejemplo:

  • La Norma Mundial de Seguridad Alimentaria del Consorcio Minorista Británico (BRC)
  • La Norma Internacional de Alimentos (IFS)
  • El Código de Seguridad en la Calidad de Alimentos (SQF) 2000
  • La Fundación para la Certificación de la Seguridad Alimentaria (FSSC) 22000

Diseño higiénico 

Todos nuestros sistemas cumplen las directrices internacionales de diseño sanitario y son fáciles de limpiar. Las máquinas vienen con sellado IP65 como opción estándar para satisfacer la mayoría de los requisitos sanitarios, e IP69K como una opción para los equipos que se usan en entornos de lavado intenso.