La Nueva Norma BRC Llega a la Seguridad Alimentaria

Christy Draus, Marketing Manager, Eagle Product Inspection

7 February 2019

Además de nuevas leyes, nuevos órganos legislativos y resoluciones de Año Nuevo, el comienzo de 2019 trae un cambio importante para las industrias de alimentos y bebidas. A partir de la fecha de auditoría del 1 de febrero, la Versión 8 de la Norma BRC de Seguridad Alimentaria está afectando a las empresas de todo el mundo, que deben revisar su actitud y sus medidas de seguridad alimentaria.

Los cambios en la Versión 8 de la Norma mundial BRC de seguridad alimentaria anunciada en 2018 y vigente para las auditorías de este mes, se realizaron después de un análisis minucioso y la colaboración entre equipos de fabricantes de alimentos, operadores de servicios de comida, minoristas, organizaciones de certificación y expertos técnicos independientes.

Veamos cómo se plasma para quienes pertenecen a las industrias de alimentos y bebidas, y cómo se integra la inspección por rayos-x en estos cambios:

Una cultura de seguridad alimentaria obligatoria

La cláusula de la Versión 8 se presentó el año pasado como parte de la Norma Mundial de Seguridad Alimentaria del Consorcio Minorista Británico (BRC) que exige que los fabricantes desarrollen “un plan estratégico para la cultura alimentaria”.

Como parte de la unificación y ejecución de planes para una mejor cultura de seguridad alimentaria, se pide a los fabricantes que evalúen su cultura actual, hagan mejoras y luego revisen la eficacia de dichas mejoras. Las evaluaciones pueden incluir encuestas a empleados sobre los valores de la empresa y la cultura de seguridad alimentaria, una revisión de las prácticas e intervenciones de seguridad alimentaria actuales y una evaluación de la capacitación. Las actividades de seguridad alimentaria que se deben revisar incluyen determinar las maneras en que se controla la seguridad de los alimentos y bebidas. Eso, a su vez, involucra el uso de sistemas de rayos-x para detectar y rechazar contaminantes.

Compromiso de la gerencia superior

Para que se genere una sólida cultura de seguridad alimentaria, la gerencia superior se debe comprometer con la seguridad alimentaria, haciendo énfasis en los canales de comunicación abiertos y la mejora continua. Las áreas susceptibles de mejoras pueden incluir métodos de inspección de productos para detectar contaminantes físicos y lugares donde los sistemas de detección pueden prevenir los problemas relacionados con la seguridad.

Un entorno operativo seguro y monitoreo medioambiental

La evaluación de la seguridad de las instalaciones abarca las normas de la planta, el personal y las zonas de riesgo en producción de alto riesgo/cuidados especiales/cuidados especiales del ambiente. Además de los factores como la vestimenta protectora y la higiene de los equipos, operar una planta de manera segura implica la detección y el control de contaminantes y cuerpos extraños en los productos que pueden causar efectos nocivos en los consumidores y también en los empleados.

Planes y sistemas

HACCP y los sistemas de seguridad alimentaria y manejo de la calidad identifican y permiten que las empresas enfrenten los peligros y también documenten y manejen los sistemas para elaborar productos seguros como resultado. La documentación es una parte significativa de estos planes y sistemas de manejo. Esto es algo que se puede lograr a través de equipos y software que registren información importante acerca de los productos, como imágenes de los productos captadas durante la inspección por rayos-x.

Mayor seguridad alimentaria

Según los cambios de la Versión 8, se recomienda que los fabricantes sigan desarrollando sistemas para la defensa de los alimentos y la seguridad de los alimentos para prevenir cualquier problema de seguridad provocado por la manipulación indebida intencional de los alimentos u otras acciones que afecten la seguridad de la cadena alimentaria. Además de detectar contaminantes y cuerpos extraños, los sistemas de inspección por rayos-x pueden examinar los productos para controlar sus atributos de calidad cruciales, como integridad de los envases y conteo de componentes.